Emoción y Bienestar

El equilibrio que necesitas

¿Cómo trabaja un psicólogo?

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que realmente hace un psicólogo?  Como ya comentamos en otro artículo, el objetivo de nuestra intervención no es ni el desahogo, ni el mayor conocimiento de uno mismo, ni el dar consejos. Pues bien, entonces ¿qué hace un psicólogo?

Los psicólogos trabajamos siguiendo el clásico método científico de recogida de información, formulación de hipótesis, contrastación de las hipótesis, resultados, evaluación y seguimiento. Pero para poder realizar nuestra labor, al igual que los demás profesionales, necesitamos herramientas y utensilios que nos ayuden en el diagnóstico y en la intervención. En la primera toma de contacto con el paciente, nos vamos formando una idea de cuál es el posible problema/s que éste presenta. En las sucesivas consultas con el paciente, seguiremos recogiendo más información sobre éste, pero también sobre el proceso de evaluación, sobre la intervención misma y su eficacia, sobre nuestra actuación profesional, etc. Para ello necesitamos de técnicas y herramientas que nos faciliten la recogida de información.

Utilizamos diferentes herramientas según el momento de la intervención en el que nos encontremos. En un primer momento, emplearemos distintas técnicas de evaluación como la observación conductual, la entrevista, los autoinformes (test y cuestionarios), etc. En un momento posterior, ya realizada la evaluación y concretada la hipótesis diagnóstica, se elabora el plan de tratamiento en función de las conductas problema identificadas, cuyos objetivos terapéuticos serán alcanzados tras trabajar con distintas técnicas como, por ejemplo, técnicas de desactivación fisiológica, reestructuración cognitiva… Una vez finalizado el tratamiento propiamente dicho, volveremos a evaluar para poder concluir que el tratamiento ha sido, o no, eficaz. Y, por último, se realizarán unas sesiones de seguimiento que se irán prolongando en el tiempo hasta que se dé el alta definitiva al paciente.

La finalidad última de la terapia psicológica es mejorar la calidad de vida de las personas y, por ello, nuestro trabajo es utilizar las técnicas y herramientas que hemos comentado, pero de manera totalmente personalizada. Las personas diferimos unas de otras y las situaciones que vivimos son también muy diversas, por ello es imposible tener una “receta mágica” para todos. Es importante concienciar que la intervención psicológica requiere tiempo y trabajo, como todo en esta vida, claro.