Emoción y Bienestar

El equilibrio que necesitas

Duelo y Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).

Los eventos traumáticos y la pérdida de seres queridos son frecuentes en la vida. En un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llevado a cabo en 21 países, más del 10% de los encuestados declararon que habían sido testigo de actos de violencia (21,8%) o habían sufrido violencia interpersonal (18,8%), accidentes (17,7%), exposición a conflictos bélicos (16,2%) o eventos traumáticos relacionados con seres queridos (12,5%). Se estima que un 3,6% de la población mundial ha sufrido un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en el último año.

La OMS acaba de publicar un nuevo protocolo destinado a trabajadores sanitarios para el tratamiento de las repercusiones de los traumas y la pérdida de seres queridos en la salud mental. Señalan que es necesario poner énfasis en el apoyo psicosocial en Atención Primaria y desaconsejan el uso de benzodiacepinas (fármacos contra la ansiedad). “Son una opción que debe evitarse para aliviar los síntomas de estrés traumático agudo y los problemas de insomnio durante el mes siguiente al evento potencialmente traumático”. En estas situaciones, los ansiolíticos pueden retrasar la recuperación y generar tolerancia.

Las nuevas guías se publican en las páginas de la revista ‘The Journal of the American Medical Association’.  En ellas se indica que el tipo de apoyo ofrecido debe abarcar los primeros auxilios psicológicos, la gestión del estrés, y la ayuda a los afectados para enseñarles métodos de afrontamiento positivos y posibilidades de apoyo social, o reforzarlos en su caso.

En consecuencia, la recomendación de la OMS es que no se ofrezcan benzodiacepinas a los adultos para mitigar los síntomas de estrés traumático agudo asociados a un deterioro importante del funcionamiento diario durante el mes siguiente al evento potencialmente traumático. En la recomendación de la OMS se señala también que las benzodiacepinas pueden ser útiles para otros trastornos mentales.