Emoción y Bienestar

El equilibrio que necesitas

La relación cerebro-intestino. Intervención psicológica en el Síndrome de Colon Irritable.

¿Qué relación guardan nuestro cerebro con nuestro intestino? Nuestro sistema nervioso es muy complejo, ¿sabías que también tenemos neuronas en el tubo digestivo? En nuestro sistema gastrointestinal se producen los mismos neurotransmisores que en el cerebro (serotonina  y dopamina). Aunque este es un campo por investigar, estudios recientes están encontrando relaciones entre estados emocionales intensos, especialmente en los trastornos de ansiedad y de estés y problemas intestinales, que en muchas ocasiones, no tienen una clara base médica. A continuación os presentamos un estudio en el que se muestra la eficacia de la terapia cognitivo-conductual en el tratamiento el colon irritable.

Las personas que padecen enfermedades intestinales tales como el Colon Irritable o la Enfermedad Inflamatoria Intestinal ven reducida su calidad de vida sufriendo un gran impacto en su vida cotidiana. Se hipotetiza que ambos trastornos gastroinstetinales están influenciados por factores psicológicos, especialmente por el estrés, por ello se decide realizar un estudio en el que se realiza una intervención con pacientes con colon irritable y con enfermedad inflamatoria intestinal, que consiste en un programa de relajación de 9 semanas junto con técnicas cognitivas y comportamentales de mejora de la salud.

El estudio, que incluyó a 48 personas adultas, 19 con síndrome del intestino irritable y 29 con diagnóstico de enfermedad inflamatoria intestinal, muestra que la participación en un programa cognitivo-conductual (con técnicas de desactivación fisiológica) redujo de manera significativa los síntomas clínicos de los trastornos gastrointestinales en ambos trastornos aunque de menor manera en la enfermedad inflamatoria intestinal.

A parte de ello, se ha encontrado el efecto de la respuesta de relajación sobre la expresión de los genes relacionados con la inflamación y el cuerpo de respuesta al estrés. Si bien esto es lo novedoso del estudio, la demostración del impacto de la intervención sobre el cuerpo y la mente en los genes que controlan los factores inflamatorios relacionados con la enfermedad inflamatoria intestinal y, posiblemente, en el síndrome del intestino irritable.

Este estudio piloto es publicado en la revista científica ‘Plos One’, realizado por investigadores en el Instituto Benson-Henry en el Hospital General de Massachusetts (MGH) y el Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC). Os dejamos el artículo completo en inglés en:

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0123861