Emoción y Bienestar

El equilibrio que necesitas

Nomofobia ¡No sin mi móvil!

El término nomofobia significa “nomobile-phone phobia”, es decir, el miedo irracional ante situaciones en las que no tenemos acceso a nuestro teléfono móvil. Puede parecer una pequeña adicción, pero también es posible que en algunas personas detrás de eso haya un grave problema psicológico.

Un estudio llevado a cabo en Reino Unido en 2011 con una muestra de 2163 personas reveló que casi el 53% de los usuarios de teléfonos móviles en el Reino Unido tendían a sentir ansiedad cuando “perdían su teléfono móvil, se les agotaba la batería o el crédito, o no tenían cobertura de la red.” De acuerdo con el estudio, alrededor del 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sufría nomofobia, y un 9% adicional tenían niveles moderados-altos de ansiedad cuando sus móviles estaban apagados.

Al producirse una esclavitud absoluta al móvil, la adicción a veces es incontrolable. Las personas que sufren este problema no pueden apagar el móvil por las noches y, por tanto, se ven interrumpidos durante sus horas de sueño, siendo éste una de las consecuencias más frecuentes en las personas con nomofobia.

Lo primero que hacen las personas con esta adicción al tener un móvil entre sus manos es consultarlo inmediatamente. “Es como el que tiene adicción al tabaco, que lo pasa mal cuando se le acaban los cigarrillos y que, en cuanto tiene la posibilidad de fumar, lo primero que hace es encenderse uno”.

Si sientes que esto te ocurre, aquí te damos algunos consejos:

  1. Mantener el teléfono en silencio y en un lugar alejado durante comidas, cenas y momentos con amigos y familiares.
  2. Desconectar el teléfono para dormir.
  3. Priorizar la realidad al mundo virtual.
  4. Si tenemos algún signo de ansiedad (taquicardia, aumento de la frecuencia respiratoria, temblores, sudor…) cuando no tenemos el teléfono móvil a nuestro alcance, es recomendable consultar con un psicólogo.